Mega Polo La Salada de Santa Rosa abrió sus puertas! Por ahora solo funcionará los sábados


la_salada3

El primer día oficial del Megapolo de Santa Rosa convocó a una multitud atraída por los precios de los 350 puestos y por la presencia de las vedettes y modelos encabezadas por Marixa Balli.

Arrancó el megapolo La Salada de Cuyo. “A partir de ahora funcionaremos todos los sábados de 5 a 17, hasta que tengamos listas las instalaciones y podamos abrir sábados y domingos”, dijo el CEO Jorge Castillo. “Es un éxito, ¿no te parece?”, dijo, evaluando la enorme concurrencia que tuvo ayer pese al clima destemplado que se suponía, seguirá hoy.

A la vera de la ruta 7, en el kilómetro 962, donde nace la calle Los Plumeros y todo es fincas, surgió ayer un nuevo paisaje. De pronto, aparecieron 350 puestos de venta de indumentaria de la más variada, un escenario farandulero y miles de autos que se amontonaron para encontrar espacio para estacionar.

En parte la multitud llegó atraída por las vedettes/modelos Marixa Balli, Virginia Gallardo, Vanesa Carbone, Verónica Perdomo y Mónica Farro, quienes desfilaron con ropa de La Salada. Pero la gran mayoría viajó a Santa Rosa tentada por los precios de la megaferia.

Miriam compró al por mayor. “Después revendo en un persa de Ciudad”, dijo. Antes tenía que viajar hasta Buenos Aires para hacer la misma compra. “Yo vine para ver y me llevo un par de zapatillas y una remera”, contó Carmen, que llegó con su familia desde Las Heras. “Vine desde San Luis. Compré 20 jeans, 20 camisas manga corta, 30 calzas y 40 remeras y musculosas de hombre y de mujer”, dijo Arturo.

Ayer, mientras llovía y nevaba en casi toda la provincia, en Santa Rosa no cayó una sola gota y el cielo estuvo apenas parcialmente nublado. Igualmente el frío se hizo sentir. “La verdad es que no la pegamos con el clima. El otro día (30 de agosto, festejo de Santa Rosa de Lima) vinimos con ropa de invierno y hubo 32 grados. Ahora trajimos ropa de verano y hay 5 grados”, dijo Jorge Castillo.

Sin embargo, el cuyano sabe que hoy le toca tiritar, pero mañana transpirará como un bendito. Por eso compró sin tener en cuenta la coyuntura climática. “Es un éxito. Ustedes lo pueden ver”, dijo el CEO.

La obra de infraestructura de La Salada recién está en sus inicios. Ayer los puestos estuvieron montados como una feria tradicional. Sin embargo, esto no parece haber incomodado a la multitud, que caminó apretujada entre ellos.

Esta fue la presentación formal del megapolo. Este fin de semana funciona sábado y domingo, pero a partir de ahora abrirá sólo los sábados “no tenemos comodidades para que se alojen los puesteros”, dijo Castillo. El plan es que los sábados se comience a atender muy temprano, a las 5 de la mañana, y se concluya a las 17.

Con respecto al alojamiento de los puesteros, un empresario rivadaviense ya vio la veta comercial y presentó en la Municipalidad de Santa Rosa un proyecto para construir un hotel. “Sería muy bueno. Hoy no hay dónde alojar a los que vienen a quedarse unos días”, dijo el secretario de Gobierno de la Comuna, Diego Maures.

Farro y Gallardo, misteriosas

-Escueta. “Contanos Mónica, ¿qué pasa con Fariña?”, indagó Balli, al presentar a Farro. La consulta sobre el posible romance mediático no tuvo respuesta clara. “Es primavera”, apenas dijo la modelo.

-¿Botinera? “Dicen que hay un jugador de fútbol en tu vida”, volvió a preguntar la modelo y empresaria cuando fue el turno de Virginia Gallardo. Tampoco esa pregunta fue respondida.

-Copado. Marixa Balli fue la gran animadora sobre el escenario. Presentó a sus colegas junto con Diego Maures, secretario de Gobierno de la Comuna, en su rol de locutor. “No me pagués nada Sergio (por el intendente Salgado) ¡Me doy por satisfecho al estar al lado de estas chicas!”, dijo el funcionario.

-Reales. La reina y la virreina de la Vendimia de Santa Rosa, y la reina del Festival de la Cueca y el Damasco también desfilaron con las vedettes. Además, varias chicas y muchachos locales mostraron ropa sobre el escenario.

-Show. La Salada sorteó 10 motos, 20 bicicletas y regaló centenares de remeras y grandes pelotas de goma.

 

Nota de: Enrique Pfaab

Fuente: www.diariouno.com.ar